Loading...
Valencia 2017-07-17T13:31:09+00:00

Valencia, la tierra de flores y fallas

Valencia es una de las ciudades más grandes e importantes de España, y una de las más vivas. Al estar situada a la orilla del mar Mediterráneo, uno se encuentra las playas en el mismo corazón de la ciudad. No sorprende que, sobre todo durante el verano, la visiten gran cantidad de turistas. Pues si uno quiere vacaciones en la playa con fantásticas posibilidades para practicar cualquier deporte (golf, submarinismo, ciclismo, tenis, etc, todos ellos muy populares aquí) y disfrutar de una vida nocturna rutilante, junto con una completísima oferta cultural, entonces Valencia es el sitio para ello.

Importantes Ferias Internacionales confirman que Valencia es una de las ciudades más dinámicas de España. Pasearse por sus calles y disfrutar de las abundantes posibilidades que la capital ofrece es algo para lo que las horas pueden correr sin darnos cuenta. Si después de ello, a uno le entra apetito, entonces es el momento para probar el plato más famoso de España exactamente donde nació, la Paella Valenciana.

Además Valencia es por supuesto la ciudad donde el Cid, el héroe nacional, luchó contra los moros en tiempos de Reconquista. Muchas fiestas populares en la ciudad y pueblos de los alrededores recuerdan aún eventos de esta época. Pero en este capítulo no podremos olvidar sobre todo Las Fallas, fiestas impresionantes de luz y fuego que impresionarán al que por aquí pase coincidiendo con estas fechas.

En los últimos años Valencia ha adquirido un protagonismo adicional a nivel internacional. A ello han contribuido importantes eventos culturales; como la construcción de la Ciudad de las Artes y las Ciencias y deportivos; como el haber sido sede de la America’s Cup, la competición de vela más importante del mundo, o del Gran Premio de Fórmula I que se celebra en un circuito urbano espectacular que transcurre por la zona del Puerto.

AVIÓN

El aeropuerto de Valencia se encuentra a 8 km de la ciudad.
Para cualquier información o duda puedes ponerte en contacto con ellos en:

Aeropuerto de Valencia
Dirección: Carretera del Aeropuerto , S/N.
Teléfonos: (+34) 91 321 10 00 / 902 404 704
E-mail: vlc_informacion@aena.es

AENA (Información y atención al cliente)
Teléfonos: (+34) 91 321 10 00 / 902 404 704
E-mail: vlc_informacion@aena.es
Reclamaciones: servicios-aeroportuarios@aena.es

METRO

La estación del metro se sitúa en la Terminal Regional planta 0, en el vestíbulo de llegadas.
Ofrece dos líneas de metro 3 y 5 que conectan el aeropuerto con el centro de la ciudad en menos
de 30 minutos.

La oficina de información Metrovalencia se sitúa en la misma entrada.
Teléfono de información: (+34) 900 461 046.
Web: https://www.metrovalencia.es/page.php
Venta de billetes en la misma estación. Consultar tarifas y billetes.

AUTOBUS

La línea de autobús metropolitano 150, conocida popularmente como metrobús aeropuerto, comunica el Aeropuerto de
Valencia con Valencia ciudad en ambos sentidos, haciendo paradas en su recorrido en las localidades de Manises,
Quart de Poblet y Mislata.

Parada autobús línea 150 en el aeropuerto: Terminal T1 planta 0, acera de Llegadas.
Itinerario: Aeropuerto de Valencia – Valencia ciudad.
Precio billete: 1,45 €, en el autobús (facilitar cambio).
Teléfonos: (+34) 961 500 082 / (+34) 963 160 707
Horarios: De lunes a sábado. No funciona ni los domingos ni los festivos.
Web: http://www.avmm.es/web/area-metropolitana-de-valencia/horarios-metrobus

TAXI

El aeropuerto de Valencia dispone de una parada de taxis, ubicada enfrente de Llegadas del Edificio Terminal (T1).
Los taxis que operan en el aeropuerto de Valencia y que podrá encontrar en dicha parada, pertenecen a compañías de
taxis urbanos de Valencia y Manises. Todas tienen las mismas tarifas y ofrecen su servicio las 24h.
Los taxis urbanos de Valencia son de color blanco. Las tarifas vigentes para el traslado en taxi se dividen en tres
tarifas (T1, T2 y T3), en dos áreas: (urbanas, a su vez con dos zonas, e interurbanas), y en tres franjas horarias.
Estas tarifas siempre han de estar visibles al público. El total a pagar ha de estar indicado en el taxímetro y podrá
solicitar recibo o factura de su trayecto.

En el corazón de la ciudad, encuentra piezas ejemplares del arte gótico, moderno y contemporáneo a través de un recorrido por sus museos.

El museo de la seda 

El Museo de la Seda de Valencia ocupa la que fue la sede del Colegio del Arte Mayor de la Seda desde el siglo XV, en un edificio que entremezcla los estilos gótico y barroco. Su rehabilitación, impulsada por la Fundación Hortensia Herrero, ha permitido rescatar una parte de la historia de la ciudad y redescubrir el legado que la industria sedera dejó en Valencia. Como edificio, el Museo de la Seda invita a visitar tres salas principales de enorme interés. La primera, la Sala de la Fama, la estancia principal del colegio y donde se reunían los máximos dirigentes de la institución. El fresco del techo de José Vergara y el suelo de cerámica valenciana del siglo XVIII son sus principales atractivos. En segundo lugar, la capilla, decorada con pavimento de azulejos blancos y verdes que crean un espectacular efecto óptico. Y por último, el archivo histórico, con innumerables documentos que guardan la historia del gremio. Pero además, la visita al museo permite conocer cómo la seda llegó a Valencia, la importancia de este comercio durante más de tres siglos y la herencia que todavía hoy en día puede verse en los trajes típicos de las fiestas valencianas. Telares antiguos en funcionamiento, la típica andana donde se criaban los gusanos de seda, herramientas de trabajo, muestras de tejidos de seda, trajes antiguos, documentos históricos…un valioso patrimonio que adentra al visitante a la rica historia sedera que vivió Valencia durante tres siglos. La visita al Museo puede completarse con la entrada a la tienda Espai Seda, con interesantes souvenirs realizados en seda, como pañuelos, carteras, corbatas, juegos infantiles, bolsos, joyas….El museo tiene además un restaurante.

IVAM- Institut Valencià d´Art Modern. Centre Julio González

Edificio de nueva planta ocupado mayoritariamente por galerías de carácter museístico clásico, destinadas a exposiciones permanentes e itinerantes. Su programa de exposiciones se centra preferentemente, en el proceso evolutivo del arte desde la crisis de las vanguardias clásicas hasta los años setenta. De forma permanente se exponen la Colección Julio González y la Colección Pinazo. Igualmente pueden contemplarse restos de la muralla medieval de Valencia que fue derribada hace algo más de 100 años.

Museo de las Ciencias Príncipe Felipe de Valencia

Es el gran museo del siglo XXI para dar a conocer de forma didáctica, interactiva y amena todo lo relacionado con la evolución de la vida, la ciencia y la tecnología.

Está rodeado de una superficie de 13.500 metros cuadrados de láminas de agua.

Un edificio de proporciones grandiosas, que alberga multitud de actividades e iniciativas relacionadas con la evolución de la vida y la divulgación científica y tecnológica.

La interactividad distingue al Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, que se presenta bajo el lema: “Prohibido no tocar, no sentir, no pensar”. De esta forma, el museo se convierte en un instrumento real de educación y reactivación de la capacidad crítica de la población.

Junto al extenso material expositivo, el museo también promueve la difusión de actividades y publicaciones relacionadas con la ciencia y la educación, transformándose en transmisor de conocimientos entre el mundo científico-educativo y el conjunto de la sociedad.

Su valor como complemento y apoyo para la actividad educativa de los centros escolares y para las empresas e instituciones lo convierte en un museo vivo, que mantiene un diálogo constante con la sociedad que le rodea.

MUSEO DE BELLAS ARTES DE VALENCIA (SAN PÍO V)

El edificio histórico que aloja el museo fue en origen el Colegio Seminario San Pío V, fundado en 1683 por el arzobispo de Valencia fray Juan Tomás de Rocabertí. Sus trazas se deben al arquitecto Juan Bautista Pérez Castiel, maestro de obras de la Catedral. La construcción se realizó entre 1683 y 1744, aunque su iglesia fue demolida en parte en 1925. El edificio ha tenido diferentes usos: Academia Militar de Cadetes, Casa de Beneficencia, almacén de provisiones del ejército, Hospital Militar, hasta que en 1946 fue elegido para ser la sede del Museo de Bellas Artes. El recorrido artístico se inicia con la selección de los llamados Primitivos Valencianos, que abarca desde finales del siglo XIV hasta principios del XVI, con artistas tan representativos como Alcanyís, Nicolau, Jacomart y Reixach, entre otros. También es de señalar la escuela valenciana con Joanes, los Ribalta, Espinosa, Vicente López, Sorolla, Pinazo y otros. Asimismo hay obras de Pintoricchio, Andrea del Sarto, Van Dyck, Murillo, Velázquez, El Greco y Goya. Cuenta además con un amplio fondo de dibujos y grabados, además de esculturas, piezas arqueológicas, fragmentos arquitectónicos y algunos ejemplos de arte mobiliar.

MUSEO ARQUEOLÓGICO DE LA ALMOINA

Proyecto ambicioso, que ayudado por soluciones vanguardistas, permite admirar restos de asentamientos de las distintas civilizaciones en Valencia. Destacan: edificios monumentales, unas termas del s II, las dos calles principales de la ciudad romana o un patio de una antigua ciudad musulmana.

La gastronomía Valenciana se enmarca dentro de la dieta mediterránea debido al uso del aceite de oliva, las verduras y el pescado. Existen importantes diferencias entre la cocina de las zonas costeras, donde el pescado y la verdura tienen mucho protagonismo, y la de interior, más rústica y con mayor importancia de los productos cárnicos. Sin embargo, ambas zonas tienen en común el hecho que caracteriza a la cocina valenciana: el empleo del arroz. Este cereal, cultivado desde la época musulmana en tierras valencianas, es muy apreciado y usado en infinidad de platos, entre ellos el más conocido a nivel internacional: la paella. También son conocidas mundialmente las naranjas y mandarinas valencianas.
Platos típicos

Arroces

Paella valenciana de pollo y conejo (adornada con romero).
De todos los platos que componen la cocina valenciana, el más conocido internacionalmente es la paella, un guiso de arroz seco, cocinado en una paella (sartén metálica poco profunda con asas que cede su nombre al plato) sobre un fuego de leña (preferiblemente de naranjo) preparado al efecto. Su popularidad es tal que muchas segundas residencias valencianas cuentan con un paellero, un espacio abierto o cerrado donde se cocina la paella a leña.
Existen múltiples recetas, pero la fundamental en la región se compone de arroz, pollo y conejo, bajoqueta (judía verde) y garrofón. Suele incluir también vaquetas (una variedad de caracol) o albóndigas de carne (en la comarca de la Ribera). El color amarillo se consigue de manera tradicional con azafrán, aunque se ha popularizado el uso de colorantes artificiales.
La popularización de este plato ha provocado la aparición de innumerables recetas que poco tienen que ver con la original, ya que incluyen guisantes, chorizo, aceitunas o, como en el caso de la denominada paella mixta, que mezclan carne y pescado. Los valencianos no reconocen estas variedades como paellas, habiendo aparecido un grupo de cocineros valencianos, liderados por Rafael Vidal, en el que se incluyen la Asociación de Restaurantes de la Provincia de Valencia Menjar i Viure y la Asociación Valenciana de Empresarios de Restaurantes, que han declarado la necesidad de oficializar la receta de la paella valenciana.1
La paella de marisco se dice que procede de la costa de Castellón y Tarragona, no de Valencia, mientras que en la provincia de Alicante predominan los arroces menos secos, melosos o caldosos. Sobre la internacionalización de la paella, Manuel Vázquez Montalbán ironizaba: «La paella internacionalizada es un guiso de arroz en el que se mezcla carne y pescado y cualquier vegetal, con la excepción del plátano».
El arroz juega un papel tan importante en esta cocina regional que en muchos libros de cocina de España aparecen más de 100 formas distintas de prepararlo con origen en la Comunidad Valenciana, ya sean secos (como el arroz a banda o el arroz negro), al horno (como el arroz al horno o el arroz con costra) o caldosos (como el arroz con acelgas o el arroz con alubias y nabos).
Otro plato cocinado de forma muy similar a la paella de marisco es la fideuá, en la que se sustituye el arroz por un tipo especial de fideos gruesos y huecos. Otros ingredientes típicos son el pescado, el calamar, las clóchinas (una variedad autóctona del mejillón) y otro marisco.
En la mitad sur de la provincia de Alicante es tradicional el arroz con costra, a base de longanizas, morcillas, blanco y huevo.

Guisos

En las comarcas de interior son muy típicas las ollas u olletas, que se suelen preparar en invierno. Sus ingredientes principales son huesos, arroz, carne de cerdo, morcilla y legumbres. El puchero o cocido de pelotas es típico sobre todo el día de Navidad.
Una preparación específicamente valenciana típica de la Albufera de Valencia es el all i pebre, guiso con patatas, pimentón y anguilas.
En el interior y el sur de la Comunidad Valenciana, por influencia de la vecina Castilla-La Mancha son típicos los gazpachos manchegos, pudiéndose encontrar tanto los tradicionales que incorporan carne de caza como versiones de pescado y mariscos.

Salsas

El allioli (palabra en valenciano que deriva de la unión de all (ajo) y oli (aceite)) es una de las salsas más características que se utilizan en la cocina valenciana. Llamado ajoaceite en la zona castellanohablante de la Comunidad Valenciana, formada por la emulsión de aceite de oliva y ajo. Suele emplearse como condimento en algunos platos, en especial en preparaciones a base de pescado o marisco, en el arroz a banda de Alicante y, a veces, como una salsa servida por separado.

Cocas

Las cocas son una especie de tortas planas hechas de masa de harina que pueden ser dulces o saladas. Existen numerosos tipos de cocas a lo largo de las tierras valencianas, ya sean saladas como la de tomate, la de atún (tonyina) que se consume en las fiestas de las Hogueras de San Juan de Alicante o la coca de maíz típica de la Safor. Entre las dulces pueden encontrarse la coca de llanda, la de Castellón y la de mollitas.

Entrantes

El consumo de salazones de pescado es muy típico de la región, en especial de mojama, huevas o bacalao seco, con el que se elaboran platos tan tradicionales como el esgarraet, el espencat o la titaina.
Las verduras de la huerta se utilizan en ensaladas (la típica valenciana incorpora tomate, lechuga, cebolla y algún encurtido como aceitunas o alcaparras) o para preparar el tradicional hervido, cena de muchos mayores.
Debido a que el clima valenciano es en general seco no hay mucha ganadería, por lo que no existen demasiadas variedades de queso, siendo casi todas ellas tiernas. Se pueden destacar el queso de Tronchón, el blanquet, el de cassoleta, el de la Nucía o el de servilleta, tradicionalmente servido a la plancha.
Entre los embutidos los más populares son la longaniza (tanto la tierna como la de Pascua, que se sirve seca), la morcilla (de cebolla, arroz o pan), el chorizo y la sobrasada (especialmente en la comarca de la Marina Baja, que fue repoblada por mallorquines tras la expulsión de los moriscos).

Dulces

Turron Jijona Un vaso de horchata de chufa.
La repostería tradicional valenciana tiene una notable influencia musulmana, por lo que el uso de almendras y miel es muy abundante. El dulce más popular es indudablemente el navideño turrón, fabricado en Jijona (Alicante) y Casinos (Valencia) a base de almendra y azúcar. También las peladillas de Casinos o Alcoy.
Una bebida típica de la región es la horchata de chufa, principalmente en Alboraya, que suele beberse granizada o líquida (siempre muy fría) y mojando en ella fartones.
Otros dulces típicos son el arnadí (un pastel hecho de calabaza y almendra), las almojábanas, los rosigones, el arrop i tallaetes o las orelletes. En Pascua es muy tradicional el consumo de monas y el panquemado típico de Alberique, que se produce todo el año.

Bebidas

La Comunidad Valenciana cuenta con tres denominaciones de origen de vinos: la de Alicante, la de Utiel-Requena y la de Valencia. Además, en Requena se produce cava. También se produce mistela en Valencia y fondillón (un vino rancio alicantino). Hay también dos indicaciones geográficas para el vino: la de Castellón y la del Terrerazo.
El agua de Valencia es un cóctel preparado con una base de bebidas alcohólicas (normalmente vodka y ginebra), azúcar, zumo de naranja y cava. También se encuentra una bebida muy tradicional. La horchata .